Estados Unidos: de cada 100, 90 possui ...

... arma de fogo!!

Linha Direta com os Leitores


Por Concepción Badillo 


Washington, D.C.
´´ Un año después de que Felipe Calderón, en una sesión conjunta del Congreso en esta capital, solicitara a Estados Unidos que se ejerciera más control y se prohibieran las armas de asalto, finalmente cuatro senadores, de los cien que hay, decidieron apoyar al Presidente de México. Sin embargo, es casi seguro que su recomendación no pase de ahí y absolutamente nada cambiará.

Y nada cambiará no sólo porque la Asociación Nacional del Rifle (NRA) es uno de los grupos más poderosos e influyentes del país y se opone a todo tipo de control, sino porque, como lo dice John Lott en su libro titulado Más pistolas, menos crimen, la sociedad estadunidense es la cultura de las armas, y agrega que ?estamos obsesionados con ellas?.
Y parece que tiene razón. Se estima que hay 270 millones de armas en manos de ciudadanos comunes, dándose por hecho que 124 millones de estadunidenses viven en una casa armada.
Esa obsesión ha dado a Estados Unidos el discutible honor de ser el número uno en la lista de países con mayor número de armas, ya que hay más pistolas y rifles en manos privadas que en ninguna otra nación del mundo, según datos del prestigiado Instituto de Estudios Internacionales de Ginebra, Suiza.
En una cifra verdaderamente escalofriante, esa institución calcula que, per capita, en los Estados Unidos existen 90 armas por cada cien ciudadanos, muy por arriba de Yemen, que ocupa el segundo sitio con 61 armas por cada centenar de habitantes.
Según la oficina de Control de Armas y Explosivos, en los últimos años se han fabricado anualmente cerca de 3 millones de armas para uso civil. No en balde compañías que las fabrican tales como Smith & Wesson y Sturn Ruger son estrellas asediadas en la bolsa de valores de Nueva York.
A la vez, de acuerdo con información del FBI, cada año mueren en Estados Unidos alrededor de 31 mil personas a causa de una arma de fuego, ya sea por asesinato, accidente o suicido, en un promedio de 82 personas por día, lo que hace a muchas ciudades, pueblos y comunidades mucho más peligrosas que el mismo frente de guerra en Irak o Afganistán.
Entonces, ¿por qué lo difícil de cambiar los reglamentos y prohibir las armas? Básicamente, porque los grupos defensores de éstas sostienen y han convencido a millones de que no son las armas, sino la gente las que matan. Y eso en ciertos casos puede que sea verdad. Después de todo, hay quienes matan con un cuchillo o con sus propias manos, pero la mayoría de las veces es el fácil acceso a una arma de fuego la causa que lleva a matar.
Por increible que parezca, aquí el debate no es si prohibir las armas o no, sino si las armas son o no las culpables.
Para muchos analistas, el derecho a poseer una arma está inculcado en la mente y el alma del ciudadano estadunidense para siempre. Y es un derecho que la Constitución garantiza desde hace 220 años. Todo se remota a 1791, cuando los ?Padres Fundadores? de este país dictaron ?el derecho de la gente a poseer y cargar armas?. Sólo que la de ese entonces era una sociedad básicamente agrícola y rural cuando los pobladores necesitaban armas para cazar y protegerse.
Desde entonces las armas de fuego pueden adquirirse legal y fácilmente. Actualmente cualquier persona, ciudadano o residente que sea mayor de edad y no tenga antecedentes penales, puede hacerse de una. Checar el pasado del comprador lleva 15 minutos si la transación se realiza en un establecimiento registrado. Pero nada de eso es necesario, ni papeleo requerido, cuando la compra-venta es entre particulares, en ferias o en internet.
Hasta ahora, todo esfuerzo de grupos que abogan porque se establezcan controles más estrictos ha fracasado por décadas. La Suprema Corte de Justicia recientemente terminó con toda discusión, manifestándose totalmente a favor de que el derecho a poseer armas no sufra alteración.
Se supone que las armas son para uso y defensa personal. Comprar armas para otra persona es un delito que se castiga con cárcel. Pero aun así, ésta es una industria que florece a través de terceros. Y se da por hecho que es esa la manera en que los narcotraficantes mexicanos compran sus armas en este lado de la frontera, de donde provienen el 90 por ciento de las armas que utiliza el crimen organizado en México.
Los expertos sostienen que nada sobre las armas cambiará aquí en los próximos 20 o 30 años. Al menos no mientras el mismo presidente siga autorizando que la gente vaya armada a los parques y hasta a comprarse un café, o mientras una gran mayoría de la población siga creyendo que si los niños crecen con armas, se acostumbrarán mejor a ellas y sabrán cÓmo manejarlas con destreza. ´´
Opinamos: O negócio, capitali$ta é óbvio, de armas, naum é o que mais movimenta capital no mundo? Em segundo lugar, as drogas? A especulasaum financeira nas ´´Bolsas de Valores´´… O capitali$mo decadente… Socialismo ou Barbárie!!!

Comentários